cómo hidratar los ojos

¿Cómo hidratar los ojos? Tratamientos para los ojos secos

  • Actualizado
  • Publicado en General
  • 8 minutos de lectura

El cuidado de la salud visual es fundamental, y en una época dominada por el uso intensivo de dispositivos electrónicos y pantallas, conocer las causas de la sequedad ocular y cómo hidratar los ojos es uno de los desafíos más comunes para los profesionales ópticos, que a menudo se ven ante la tesitura de tener que ofrecer soluciones efectivas a clientes que acuden en busca de ayuda.

Tan importante para el éxito de tu óptica es ofrecer productos de calidad o contar con un buen servicio de mantenimiento informático para ópticas, que te ayude a gestionar el historial clínico de tus pacientes, como saber dar respuestas y soluciones a los usuarios que acuden buscando consejo a tu centro óptico. La sequedad ocular afecta cada vez a más personas, así que veamos en detalle por qué se produce y qué podemos hacer contra ella.

¿Qué es el ojo seco?

El ojo seco se caracteriza por una insuficiente producción de lágrimas o por la evaporación excesiva de estas, lo que lleva a una lubricación inadecuada de los ojos. Este fenómeno puede provocar molestias significativas tales como irritación, sensación de cuerpo extraño y fatiga visual

Es crucial realizar un diagnóstico preciso, comprendiendo que detrás de estos síntomas puede esconderse una variedad de causas que requieren diferentes enfoques de tratamiento. 

Diagnóstico del ojo seco

Antes de saber cómo hidratar los ojos es necesario diagnosticar antes la causa de los ojos secos. Para ello, podemos emplear diversos exámenes y procedimientos:

  • Examen ocular: este examen incluye un historial detallado de la salud general y ocular del paciente para ayudar al especialista a identificar la causa de los ojos secos.
  • Medición del volumen de lágrimas:
    • Prueba de Schirmer: utiliza tiras de papel secante colocadas bajo los párpados inferiores durante cinco minutos para medir la producción de lágrimas.
    • Prueba del hilo con rojo de fenol: emplea un hilo teñido sensible al pH bajo el párpado inferior que, al humedecerse con las lágrimas durante 15 segundos, permite medir su volumen por el cambio de color.
  • Calidad de las lágrimas: se utilizan tintes especiales en gotas para observar la superficie ocular, buscar patrones de manchas en las córneas y determinar la rapidez con la que las lágrimas se evaporan.
  • Osmolaridad lagrimal: es una prueba que mide la concentración de partículas y agua en las lágrimas para detectar un desequilibrio, indicativo de ojos secos, que se manifiesta por un menor contenido de agua.
  • Análisis de muestras de lágrimas: busca marcadores específicos de la enfermedad del ojo seco, como un aumento en los niveles de metaloproteinasa de matriz-9 o una disminución en los niveles de lactoferrina.

¿Por qué se secan los ojos?

Tan importante es saber cómo hidratar los ojos cuando hay sequedad como dar a conocer a nuestros pacientes las causas más frecuentes. En sí, la sequedad ocular puede ser el resultado de varios factores, incluidos cambios hormonales (tras la menopausia y el embarazo, por ejemplo), exposición prolongada a pantallas de ordenador o dispositivos móviles, y condiciones ambientales adversas como aire seco (aire acondicionado, viento) o a la contaminación. Ser fumador o estar expuesto al humo del tabaco, la exposición excesiva al sol, determinados medicamentos y el uso de lentes de contacto, se consideran también factores de riesgo.

¿Cuándo hablamos de ojo seco severo?

El ojo seco severo representa un escalón más en la gravedad de esta patología, manifestándose no solo en una mayor intensidad de los síntomas, sino también en un impacto significativo en la calidad de vida del paciente. Hablamos de ojo seco severo cuando hay evidencia de daño en la superficie ocular y síntomas persistentes que no mejoran con el uso de lágrimas artificiales.

Los ópticos debemos estar preparados para reconocer estos casos y referir a los pacientes a especialistas cuando sea necesario, además de ofrecer soluciones como gafas para ojo seco severo, diseñadas para proteger los ojos del viento y reducir la evaporación lagrimal.

Vitaminas para la sequedad ocular

¿Cómo hidratar los ojos a través de la nutrición? ¿Qué papel juega la ingestión de comida en este sentido? Su papel es crucial en la salud ocular, ya que las vitaminas que contienen los alimentos tienen propiedades que ayudan a hidratar los ojos. Veamos las más importantes:

Vitamina A

Esta vitamina soluble en grasa es crucial para la producción de lágrimas y la lubricación ocular. Un estudio de 2019 mostró que tomar 5,000 UI diarias de vitamina A mejora la calidad de las lágrimas, aunque se necesitan más investigaciones para establecer dosis y efectos a largo plazo. Es importante no exceder los 10,000 UI diarios para evitar toxicidad.

Vitamina D

Producida por la piel bajo la exposición solar, también puede obtenerse de suplementos y alimentos. La deficiencia de vitamina D puede contribuir a síntomas de ojo seco. Estudios sugieren que los suplementos pueden reducir la inflamación ocular y mejorar la efectividad de las gotas lubricantes, aunque no existe una dosis recomendada específica para el ojo seco. Se aconseja no superar las 4,000 UI diarias para evitar la acumulación en el cuerpo.

Vitamina B12

Esta vitamina soluble en agua es vital para la producción de ADN y células nerviosas. Estudios indican que la deficiencia de vitamina B12 puede estar relacionada con el síndrome del ojo seco. La combinación de vitamina B12 y lágrimas artificiales puede mejorar los síntomas, reparando la capa del nervio corneal. No hay una dosis recomendada establecida para el tratamiento del ojo seco; se consideran seguras dosis de hasta 2,000 microgramos, pero es recomendable consultar con un médico.

Omega-3

Estos ácidos grasos poliinsaturados son importantes para la estructura celular y la reducción de la inflamación. Estudios muestran mejoras en los síntomas del ojo seco en personas con rosácea y síndrome visual informático tras el consumo de omega-3, aunque hay resultados contradictorios. La dosis sugerida por oftalmólogos de omega-3 para el ojo seco es generalmente de 1,000 miligramos al día, pero se requiere más investigación para confirmar su efectividad.

Como profesionales del sector óptico, debemos recalcar a nuestros clientes en la importancia de una dieta equilibrada y el uso de suplementos vitamínicos cuando sea necesario para cuidar la salud ocular en general y evitar el ojo seco en particular. Estas recomendaciones nutricionales, en cualquier caso, deben ir acompañadas de un asesoramiento personalizado, considerando las necesidades y características individuales de cada paciente.

Otros remedios para el tratamiento del ojo seco

Más allá de las soluciones nutricionales, existen diversos tratamientos y prácticas que pueden aliviar la sequedad ocular:

  • Lágrimas artificiales: disponibles sin receta, ayudan a lubricar los ojos.
  • Uso de humidificador: aumenta la humedad ambiental y reduce la sequedad ocular.
  • Protección contra el viento: el uso de gafas protectoras puede prevenir la sequedad adicional.
  • Evitar el humo y el aire acondicionado: ambos pueden exacerbar los síntomas de ojo seco.
  • Descansos durante el uso de pantallas: debe reducirse la exposición prolongada, y hay que parpadear con frecuencia para lubricar los ojos.
  • Hidratación: beber suficientes líquidos incrementa la producción de lágrimas.
  • Compresas tibias: proporcionan alivio aplicando calor suave en los ojos.
  • Masaje de párpados: favorece la lubricación siempre que se utilice una estimulación suave.

Los ópticos debemos estar familiarizados con estos métodos para aconsejar a nuestros usuarios sobre cómo hidratar los ojos de forma natural mediante hábitos diarios que pueden llevarse a cabo en casos leves de ojo seco. La limpieza de ojos en pacientes con ojo seco es también fundamental para eliminar residuos que pueden contribuir a la irritación ocular. 

Cómo hidratar los ojos con lentes de contacto

Los ópticos sabemos bien que muchos usuarios de lentes de contacto deben lidiar a menudo con problemas de sequedad ocular. Es importante en estos casos elegir productos específicamente diseñados para hidratar los ojos con lentes de contacto, tales como soluciones de limpieza y conservación que ayuden a mantener la humedad del ojo. 

Otra opción es recomendar a los usuarios lentes de contacto especiales que ayudan a proteger la superficie de los ojos y a retener la humedad, como ocurre con las lentes esclerales o de vendaje.

Conclusión sobre la sequedad ocular

La sequedad ocular es un problema bastante frecuente y con múltiples causas y tratamientos. Como profesionales del sector óptico, es nuestro deber no solo saber cómo diagnosticar el ojo seco y cómo hidratar los ojos según su severidad, sino también educar a los usuarios de nuestra óptica sobre hábitos para prevenir esta patología y mejorar su salud ocular. Debemos también estar informados, mantenernos al día de los últimos avances en el cuidado de los ojos, y compartir esta información de manera proactiva con nuestros clientes para conseguir que confíen en nuestra experiencia y profesionalidad y mejorar, de paso, la reputación y la imagen de nuestro negocio.