Digitalización de una óptica

Digitalización de una empresa: ¿qué es y qué ventajas tiene?

  • Actualizado
  • Publicado en General
  • 6 minutos de lectura

Las nuevas tecnologías han transformado el mundo, la manera en que nos relacionamos y comunicamos, no sólo entre nosotros sino también con las empresas, a la hora de adquirir o gestionar determinados productos o servicios: los negocios tienen que adaptarse y digitalizarse para no quedarse atrás, pero ¿qué es la digitalización de una empresa exactamente? ¿Qué ventajas tiene digitalizar una empresa? ¿Cómo podemos aplicar esta imparable digitalización a un negocio como una óptica para mantener nuestra competitividad?

¿Qué es la digitalización de una empresa?

Cuando hablamos de la digitalización de una empresa nos referimos al proceso por el que una empresa adopta diferentes tipos de herramientas digitales, tecnologías y ecosistemas digitales, adoptando un nuevo modelo de negocio que brinda nuevas soluciones y experiencias a los clientes.

Debe quedar claro, no obstante, que digitalizar una empresa no consiste simplemente en utilizar un software determinado, o en tener una web o perfiles sociales: va más allá, y supone un verdadero cambio de modelo de negocio que puede afectar incluso a la forma de ofertar los productos o servicios. Implica una transformación de la cultura empresarial, automatizando procesos, utilizando el análisis de datos para la toma de decisiones, integrando el uso de las distintas herramientas tecnológicas y aprovechando las oportunidades que ofrecen.

La digitalización afecta también al ámbito de funcionamiento interno de la empresa, ya que se pueden utilizar herramientas digitales como dispositivos móviles o determinadas tecnologías y herramientas de software para mejorar la gestión y la operatividad del personal, facilitando la comunicación interna, la gestión y asignación de tareas, la solución de incidencias, etc.

¿Cuáles son las ventajas de la digitalización en una empresa?

La digitalización de una empresa aporta muchas ventajas que no sólo mejoran la atención y el servicio al cliente final, sino también la gestión interna y la eficacia del negocio, y por tanto su competitividad. Las principales ventajas serían:

  • se consigue llegar a más clientes
  • se crean nuevas oportunidades de negocio
  • se ahorran costes para la empresa
  • se mejora el nivel de satisfacción del cliente
  • se consigue una toma de decisiones más rápida y eficiente
  • se automatizan tareas que antes eran manuales
  • se logra una mayor orientación hacia el cliente
  • se analiza continuamente el rendimiento para mejorar los procesos
  • se comprenden mejor los flujos de trabajo
  • se mejoran los procesos internos y la gestión del negocio
  • se consiguen nuevas formas de monetización

 

¿Por qué es importante la digitalización en una óptica?

La digitalización de empresas no es ninguna moda pasajera, sino algo a lo que está obligado cualquier negocio que quiera desarrollarse y competir en el siglo XXI. Puede que hace años la digitalización fuera una opción para acercarse a determinado público; pero hoy día, con la enorme difusión de las nuevas tecnologías, y especialmente a raíz de los cambios traídos por la pandemia, la digitalización es una absoluta necesidad a la que está obligada cualquier empresa que quiera sobrevivir. Y las ópticas no son una excepción.

Apostar por la digitalización dará a un centro óptico nuevas oportunidades y líneas de negocio con las que llegar a nuevos clientes, mejorar el servicio a los actuales, y competir en igualdad de condiciones con otros rivales del sector. Pero además, digitalizar una óptica aporta muchísimos beneficios a nivel de gestión y funcionamiento interno que redundan en una mejora del servicio, un aumento de la eficacia, y un incremento del margen de beneficios económicos.

Tecnología en las empresas

¿Cómo digitalizar tu óptica?

Algunos de los pasos más importantes que debes dar para digitalizar tu óptica son los siguientes:

Digitaliza documentos y registros:

Es importante que todos tus documentos y registros (datos de clientes, facturas, pedidos, productos, etc) estén digitalizados y almacenados en formato digital, para ahorrar tiempo y recursos en su gestión. Existen herramientas de software específicas para gestionar documentos y mantener un registro bien organizado.

Utiliza un software de gestión:

Un software de gestión te permite llevar un registro de tus ventas y tu actividad comercial, administrar los datos sobre tus clientes… El software de gestión de ópticas Optiplus, por ejemplo, cuenta con útiles herramientas para gestionar el inventario, automatizar la facturación y la contabilidad, o realizar envíos automáticos de email y SMS a clientes, entre otras funciones. Hoy día son una herramienta imprescindible.

Lleva tu negocio a la red:

Cualquier óptica debe contar hoy día con una buena página web en la que explique de forma clara y atractiva qué servicios ofrece, y cuáles son sus productos. Hoy día los clientes, antes de elegir a qué óptica acudir, buscan informarse antes por Internet sobre qué opciones y productos ofrecen, además de comprobar cuáles son las opiniones de otros clientes. Pero no te quedes sólo en la web: abre tu negocio a la venta online, crea una tienda en tu página web para vender tus productos en línea fuera incluso de tu ámbito local.

Publicidad y marketing digital:

En un mundo digitalizado, una campaña adecuada de publicidad digital y una buena estrategia de marketing digital son absolutamente imprescindibles para llegar a los clientes y destacar sobre la competencia, más aún en el competitivo sector de las ópticas. No olvides las oportunidades de promoción de marca y las opciones de publicidad que ofrecen las redes sociales.

En definitiva, aunque esperamos que hayas entendido qué es la digitalización de empresas y cuáles son sus ventajas, lo más importante es que tengas claro que digitalizar un negocio ya hace tiempo que ha dejado de ser una opción, y esto se aplica también a las ópticas: es un cambio imparable, que irá a más… y apostar o no por la digitalización es, a día de hoy, la diferencia entre apostar por el éxito o el fracaso de nuestra empresa.