Examen de la vista: comprobar la agudeza visual

¿Cuándo realizarte un examen de la vista?

  • Actualizado
  • Publicado en General
  • 7 minutos de lectura

El cuidado de la salud visual es más relevante que nunca en nuestra sociedad moderna, en la que el uso de pantallas se ha disparado. Y entre los ópticos y propietarios de ópticas, es crucial comprender la importancia de promover regularmente el examen de la vista entre nuestros pacientes. Esta práctica no solo es esencial para garantizar una buena salud ocular, sino también para detectar a tiempo cualquier problema de visión que pueda afectar a la calidad de vida de las personas.

Como profesionales del mundo de la óptica, debemos entender que el éxito en nuestra área se basa en factores como proporcionar productos de calidad a precios accesibles,, o en utilizar programas de gestión de inventario para óptica que nos ayuden en la gestión diaria de nuestro negocio para poder rentabilizarlo; pero también en poder concienciar a nuestros clientes y saber aconsejar a los usuarios de ópticas sobre la importancia de una buena salud visual, para lo cual la prevención resulta crucial. Sólo así podremos decir que ofrecemos un servicio completo y útil a nuestros usuarios.

¿Qué es un examen de la vista?

Un examen o test de la vista es una prueba corta que evalúa principalmente la capacidad de ver objetos cercanos y lejanos, generalmente a través de la lectura de letras en una tabla de visión ocular. Esta prueba sirve para comprobar la vista y su salud; no obstante, para los profesionales del sector óptico, es fundamental entender que cuando un usuario acude a realizar esta prueba en un oculista no solo se consigue medir su capacidad para ver de lejos o de cerca, sino que también se pueden detectar posibles patologías oculares.
Por tanto, mediante estos test visuales se puede determinar si se necesita un examen ocular completo, el cual no solo evalúa la visión, sino también la salud general de los ojos y busca signos de trastornos graves, como el glaucoma, que pueden no presentar síntomas evidentes.

¿Cómo se realiza un examen oftalmológico completo?

Para realizar un examen oftalmológico completo, es esencial que el profesional disponga de equipos adecuados y siga un procedimiento estandarizado; este incluye pruebas de agudeza visual, donde se determina a qué distancia se hace la prueba de la vista, también se realiza un examen del fondo del ojo y varias pruebas específicas para detectar cualquier patología ocular.

Un examen ocular completo dura por lo general entre 45 y 90 minutos, por esta razón desde Optiplus tenemos la opción de poder costear este trabajo. Comienza con la revisión de la historia médica del paciente y pruebas de agudeza visual, como leer una tabla optométrica, seguidas de la determinación de la graduación para lentes correctivos usando un foróptero o refractómetro automático. Además, se inspeccionan las estructuras oculares con una lámpara de hendidura, se evalúa el campo visual a través de la perimetría, y se obtienen imágenes de la retina mediante tomografía de coherencia óptica (OCT) para detectar afecciones como el glaucoma o la degeneración macular.

También se examina la respuesta pupilar a la luz, la visión lateral y la motilidad ocular para comprobar la alineación y función muscular de los ojos. El profesional mide además la presión intraocular, y se inspecciona la parte frontal del ojo para identificar cataratas o daños. El examen concluye con la revisión de la retina y el nervio óptico; si bien esta prueba puede generar sensibilidad a la luz de forma temporal, este proceso completo es esencial para un diagnóstico y tratamiento efectivo de la salud ocular.

¿Cómo se evalúa el examen de la vista?

La evaluación del examen de la vista se basa en varios parámetros. Uno de ellos es determinar a partir de cuántas dioptrías hay que llevar gafas. Esto se hace mediante pruebas de la vista que incluyen la refracción para detectar miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia. Si tras un examen de la visión se detecta un problema, el óptico o el oftalmólogo en su caso remitirán al usuario a un especialista para que realice otra prueba ocular y determine el mejor tratamiento para la patología en cuestión.

¿Cómo prepararse para un examen de optometría?

Un examen optométrico es el conjunto de pruebas que un óptico puede realizar a un usuario para conocer la calidad de la visión y su salud visual general. La preparación para un examen de optometría es sencilla, pero fundamental. Los pacientes deben llevar consigo gafas o lentes de contacto si las usan, y estar preparados para responder preguntas sobre su historial médico y visual.
Además, es importante que nos informen sobre cualquier medicación que estén tomando. No hay que olvidar que debemos saber transmitir al usuario confianza, explicándole las pruebas que vayamos realizando para que se sienta en todo momento relajado/a y tranquilo/a.

¿Cuándo se debe hacer un test de la vista?

Es recomendable realizar un test de la vista regularmente, especialmente si se tienen antecedentes familiares de problemas visuales, se experimentan cambios en la visión, o a partir de ciertas edades. Además, hay pruebas específicas como el test de visión para conducir que pueden ser requeridas -incluso por ley- en determinados casos.

En términos generales, se recomienda realizar exámenes oftalmológicos dependiendo de las etapas de la vida:

  • desde el nacimiento hasta la adolescencia en niños, siguiendo directrices específicas
  • una vez a los 20 años y dos veces a los 30 años para adultos con ojos sanos
  • más frecuentemente para quienes tienen infecciones oculares, usan lentes de contacto, tienen diabetes, o antecedentes familiares de enfermedades oculares
  • se recomienda un examen completo de la vista a los 40 años
  • para adultos mayores de 65 años, un examen cada uno o dos años para detectar enfermedades oculares relacionadas con la edad

¿Por qué debo vigilar mi agudeza visual?

Vigilar la agudeza visual es crucial para mantener una buena calidad de vida. Problemas no detectados a tiempo pueden llevar a complicaciones y pérdida de visión, por lo que es muy importante que los ópticos y propietarios de ópticas fomenten la realización regular de pruebas de la vista, ya sea aconsejando directamente a los usuarios o mediante campañas informativas y de concienciación.

Además de las pruebas en clínicas, existen determinadas opciones como la graduación de la vista online o la posibilidad de realizar pruebas de la vista en casa, que pueden ser útiles para seguimientos básicos. Sin embargo, estas pruebas no reemplazan en ningún caso la importancia de someterse a un examen completo en una óptica o una clínica oftalmológica, especialmente en los casos de riesgo ya mencionados.

La realización de pruebas específicas como la prueba de miopía, o la detección temprana de otras patologías, puede marcar una gran diferencia en la vida de los pacientes. Por tanto, como profesionales del sector óptico, debemos educar a nuestros clientes sobre la importancia de realizar con regularidad un examen de la vista, y que nuestro personal cuente con los medios y la formación necesarios para llevar a cabo estas pruebas de forma eficaz.