qué son las gafas monofocales

¿Qué son las gafas monofocales, y para qué sirven?

  • Actualizado
  • Publicado en General
  • 6 minutos de lectura

Cuando hablamos sobre qué son las gafas monofocales nos referimos a una de las soluciones ópticas más demandadas en el sector de la visión. Son conocidas por su simplicidad y eficacia, especialmente diseñadas para corregir problemas visuales como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. Estas lentes ofrecen una única graduación a lo largo de toda la superficie del cristal, lo que facilita una visión nítida y constante a una distancia específica.

Por supuesto, como profesionales de la visión, los ópticos debemos conocer las distintas soluciones a los problemas de salud visual que presentan nuestros clientes, diseñar una buena relación calidad-precio en nuestros productos, y contar con un software para ópticas que nos permita realizar un seguimiento del historial clínico del paciente para ofrecer un servicio de calidad. Por eso, vamos a desgranar en este artículo todo lo referente a las gafas monofocales y sus distintas funciones. 

¿Qué son las gafas monofocales?

Para empezar, ¿qué es “monofocal”? Este término se asocia en el sector de las ópticas a las lentes que tienen una única graduación. Cuando queramos explicar qué quiere decir o qué son las lentes monofocales, podemos decir que nos referimos a gafas (o lentillas) pensadas para corregir problemas de visión como la miopía, el astigmatismo, la presbicia y la hipermetropía, mejorando significativamente la visión.

¿Cómo se ve con lentes monofocales?

La visión a través de lentes monofocales se caracteriza por su claridad y uniformidad. Al tener una sola graduación, estas lentes permiten una percepción nítida y sin distorsiones en el rango de distancia para el que están prescritas. Esto las hace ideales para actividades que requieren un enfoque sostenido a una distancia, como leer o trabajar en un ordenador. Es una realidad que el uso de lentes monofocales mejora notablemente la capacidad de visión y facilita la distinción de objetos con mayor nitidez.

Tipos de cristales monofocales

Una vez sabemos qué son las gafas monofocales, pasaremos a conocer los tipos que hay. Existen diferentes tipos de cristales monofocales, cada uno adaptado a necesidades específicas. Algunos son más finos y ligeros, ideales para graduaciones altas, mientras que otros pueden tener tratamientos antirreflejantes o ser fotocromáticos, adaptándose a los cambios de luz. Un óptico es quien mejor puede recomendar el tipo de lente más adecuado para cada persona. Algunos tipos de lentes monofocales serían:

  • Lentes monofocales para miopía: diseñadas para personas con miopía, estos lentes ayudan a enfocar objetos distantes con mayor claridad gracias a su graduación específica.
  • Lentes monofocales para presbicia: ideales para quienes sufren de presbicia, conocida como vista cansada, facilitan la lectura y escritura al reducir el esfuerzo ocular.
  • Lentes monofocales para astigmatismo: estas lentes son eficaces para corregir el astigmatismo, mejorando la percepción de los objetos y disminuyendo la visión borrosa.

¿Cuándo debo usar lentes monofocales?

El primer indicio de que una persona puede necesitar gafas monofocales es la dificultad para enfocar objetos a determinadas distancias, por ejemplo manifestando problemas para ver claramente las letras al leer a una corta distancia, lo que podría ser un signo de presbicia. En estos casos, los cristales monofocales pueden ser muy útiles. No obstante, un óptico debe hacer previamente un examen visual para determinar con precisión el tipo de defecto refractivo que tiene el paciente o usuario.En el caso de las lentes monofocales, son recomendables cuando el paciente muestra un único problema refractivo que no requiere corrección para diferentes distancias. Son por tanto ideales para personas que realizan tareas que exigen enfocar una sola distancia durante largos períodos de tiempo.

¿Qué diferencia hay entre gafas monofocales y progresivas?

La principal diferencia entre gafas progresivas y monofocales radica en la cantidad de graduaciones que ofrecen. Las gafas progresivas tienen múltiples graduaciones en un solo cristal, permitiendo ver claramente a diferentes distancias. En cambio, las monofocales tienen una sola graduación y son eficaces para una distancia específica.

¿Cuándo hay que utilizar gafas bifocales?

A menudo muchos clientes acuden a la óptica preguntando “cómo se llaman las gafas de cerca y de lejos”: la respuesta, obviamente, es que se están refiriendo a las gafas bifocales. La principal diferencia entre gafas progresivas y bifocales es que mientras que las primeras ofrecen varias graduaciones(lejos, intermedio y cerca), las bifocales ofrecen dos graduaciones distintas: una para ver con claridad de cerca y otra para ver a cierta distancia. Así, las gafas bifocales permiten corregir simultáneamente dos tipos de errores refractivos.

Las gafas bifocales son adecuadas por lo tanto para personas que necesitan corrección tanto para la visión de cerca como de lejos, pero que no desean o no se adaptan a las lentes progresivas, por lo que como ópticos podemos ofrecerlas siempre como alternativa para estos casos. 

¿Qué es mejor, lente monofocal o bifocal?

Una vez tenemos claro qué son las gafas monofocales, llega el momento de elegir entre lente monofocal o bifocal. Este depende de las necesidades visuales del usuario. Los lentes monofocales, que no son ajustables, pueden ser ideales si necesitas gafas únicamente para leer o para ver de lejos; sin embargo, para problemas de visión más complejos como por ejemplo la combinación de astigmatismo y presbicia, las lentes bifocales son más efectivas, ya que permiten tratar ambos problemas simultáneamente.

Consejos para adaptarse a las gafas monofocales

Adaptarse a las gafas monofocales puede requerir un corto período de adaptación del que hemos de ser conscientes a la hora de ofrecérselas a los clientes de nuestra óptica. Es importante también usarlas consistentemente para acostumbrarse a la visión que ofrecen, así como recomendar a nuestros usuarios que se sometan a revisiones periódicas en nuestra óptica para garantizar que la graduación es la correcta. 

En definitiva, como ópticos y propietarios de ópticas es fundamental que conozcamos los distintos tipos de gafas y lentes para asesorar correctamente a los usuarios y saber ofrecer una solución visual adecuada y personalizada. Debemos procurar además que el precio de las gafas monofocales que ofertamos sea competitivo, y ofrecer otras alternativas en función de las distintas necesidades de cada usuario, como por ejemplo lentillas monofocales o gafas monofocales para la presbicia.

Cada tipo de lente, ya sean monofocales o progresivas, tiene su función y su público objetivo. Conocer en detalle qué son unas gafas progresivas o qué son las gafas monofocales, sus diferencias, ventajas e inconvenientes, nos permitirá mejorar el servicio de nuestra óptica y asesorar correctamente a nuestros clientes, ganándonos su confianza.