Tensión ocular por estrés: síntomas y tratamiento

  • Actualizado
  • Publicado en General
  • 6 minutos de lectura

La tensión ocular por estrés es un problema cada vez mayor en nuestra sociedad moderna que afecta cada vez a más personas debido, principalmente, al ritmo frenético de vida que llevamos, especialmente en las ciudades. 

Ante este creciente problema, los ópticos -como profesionales a los que muchos usuarios acuden en primera instancia ante un problema en la vista- debemos conocer bien los síntomas del estrés ocular para detectarlos a tiempo. Y es que, para el éxito de tu centro óptico, tan importante es ofrecer productos con una buena relación calidad-precio o contar con el mantenimiento del software para tu óptica adecuado, como dar un buen servicio sabiendo atender a las necesidades de tus clientes. Así que, comencemos.

¿Qué es la tensión ocular por estrés?

La tensión ocular por estrés es una patología provocada por el exceso de estrés y ansiedad, afectando la salud visual y ocular de manera significativa. El estrés provoca entre otros efectos la dilatación de las pupilas y el aumento de la hormona cortisol, que en exceso puede llevar a la pérdida de visión al elevar la energía y el azúcar en sangre. 

El estrés puede generar a su vez tensión ocular debido a un desequilibrio en la producción y drenaje del humor acuoso, lo que causa una alta presión en el interior del globo ocular. Esto incrementa el riesgo de glaucoma, dañando el nervio óptico y pudiendo resultar en pérdida total de visión a largo plazo. La tensión ocular por estrés se ha vuelto más común también por el uso prolongado de pantallas.

¿Cuáles son sus causas?

Varios estudios han demostrado cómo afecta el estrés a los ojos. En momentos de estrés, se produce una dilatación de las pupilas para mejorar la visibilidad ante posibles amenazas, incrementando la entrada de luz en el ojo. Sin embargo, niveles elevados de adrenalina pueden aumentar la presión dentro del ojo, generando diversas afecciones visuales. 

La presión intraocular (PIO) es determinada por la fuerza que ejercen los fluidos internos del ojo sobre sus componentes rígidos. Una presión intraocular normal ocurre cuando se mantiene un equilibrio entre la producción y el drenaje del humor acuoso, fluctuando entre 12 y 21 mmHg. Valores superiores a 21 mmHg indican hipertensión ocular, lo que indica una alteración en ese equilibrio.

Síntomas de la tensión ocular por estrés

Los síntomas de la tensión ocular por estrés incluyen dolor en el ojo derecho o izquierdo por ansiedad, visión borrosa y visión distorsionada, entre otros. Otras señales comunes es tener los ojos cansados, o sentir dolor o malestar ocular.

La fatiga ocular, también llamada astenopia, es otro claro indicador de tensión ocular por estrés, que a menudo se manifiesta con síntomas como temblores leves en el párpado, sensibilidad excesiva a la luz, y problemas para enfocar la visión. Los afectados pueden sentir dolor en los ojos o la cabeza debido a la tensión muscular en esas áreas. Es común también experimentar picor, lagrimeo, enrojecimiento, sequedad, o sensación de ardor en los ojos. Síntomas adicionales incluyen mareos, ver destellos de luz o sufrir de visión en túnel.

Identificar a tiempo estos síntomas por parte de los profesionales ópticos es crucial para prevenir el empeoramiento de la situación y poder iniciar un tratamiento lo antes posible.

¿Cómo afecta el estrés y la ansiedad a los ojos?

En general, el estrés y la ansiedad no solo afectan el bienestar emocional, sino que también tienen un impacto directo en nuestra salud, incluyendo la salud visual. Ambos factores pueden provocar o exacerbar patologías oculares como la uveítis por estrés o el orzuelo por estrés, y contribuir a la aparición de patologías como la visión borrosa por ansiedad. También pueden desencadenar una serie de reacciones físicas y emocionales, exacerbando problemas como la blefaritis, cuyas causas emocionales pueden incluir precisamente el estrés y la ansiedad.  

Estos y otros efectos subrayan la importancia de abordar el estrés no solo como un problema emocional o psicológico, sino también como un factor de riesgo para la salud ocular. Es crucial que los ópticos y propietarios de ópticas conozcan y vigilen estos desencadenantes, para poder ofrecer consejos y soluciones efectivas a sus clientes.

Tratamiento para la tensión ocular por estrés

Como acabamos de ver, para aliviar la tensión ocular causada por estrés es crucial abordar tanto los aspectos físicos como emocionales de esta problemática. El tratamiento para la tensión ocular por estrés comienza, de hecho, con la identificación y el manejo del estrés y la ansiedad. Esto puede incluir técnicas de relajación, ajustes en el estilo de vida y, en algunos casos, el uso de lentes especiales para reducir la fatiga ocular

Existen además una serie de consejos y prácticas sencillas que podemos dar a los usuarios de nuestra óptica para mitigar los síntomas de la tensión ocular por estrés, especialmente relacionados con el uso prolongado de pantallas:

  • Posicionar los dispositivos a no menos de medio metro de distancia de los ojos.
  • Elegir la iluminación natural sobre la artificial siempre que sea posible.
  • Tomar pausas regulares de las pantallas y buscar actividades al aire libre.
  • Mirar a puntos distantes periódicamente para reducir el esfuerzo ocular de enfocar objetos cercanos.
  • Usar filtros para pantalla que minimicen la exposición a la luz azul.
  • Limitar el tiempo total que pasan frente a pantallas.
  • Aplicar lágrimas artificiales para aliviar la sequedad de ojos.
  • Practicar ejercicios oculares y masajes para aliviar la tensión en los músculos alrededor de los ojos.

Los ópticos pueden desempeñar un papel crucial al aconsejar a sus usuarios sobre estas y otras prácticas. Si bien la tensión ocular por estrés es una patología compleja y con múltiples causas que requiere un enfoque integral para su tratamiento, y no siempre es fácil de detectar, para los ópticos es fundamental estar equipados con el conocimiento y las herramientas necesarias para identificar este problema y ayudar a nuestros usuarios. Al hacerlo no solo estaremos mejorando su salud visual, sino que además nuestra óptica se convertirá para nuestros clientes en su centro de referencia y confianza.